Sunday 12 april 7 12 /04 /Abr 07:33






















 




Es comun que en una sesión de entrenamiento en el gimnasio se desarrollen  tanto ejercicios de musculación  (PESAS) como  trabajo cardiovascular (AEROBICOS). Sin embargo, como los ordeno.

¿Cual va primero?

 

Al conocer unas pocas cuestiones fisiológicas se podrá advertir que al ejecutar primero los ejercicios con sobrecarga y luego la actividad aeróbica se optimizan los beneficios de ambas partes. 

 

En primer lugar cabe destacar que el cuerpo utilizará como combustible prioritario el glicógeno muscular. Es por esto que si se desarrolla un trabajo aeróbico prolongado o intenso previo a la rutina de musculación, se habrá disminuido considerablemente esta fuente de energía. Así, el cuerpo recurrirá a una degradación de las proteínas en busca de obtener lo necesario para levantar las cargas. En otras palabras, se desarrollaría un proceso catabólico (destruir el músculo), en lugar del objetivo de desarrollar masa magra (proceso anabólico).


Esta última conclusión también se respalda a la hora de analizar las hormonas que intervienen en el entrenamiento. Precisamente, la hormona anabólica por excelencia, la testosterona, baja sus niveles con un ejercicio cardiovascular prolongado.


Otro punto que justifica el orden propuesto, es que  realizar el trabajo aeróbico luego de las pesas ayudará a oxidar más grasas que si se hiciera en otro momento. Al estar el glucógeno muscular disminuido tras el trabajo con sobrecarga y aumentadas las catecolaminas, el cuerpo recurrirá a las grasas como principal fuente de energía. Claro que para ello la intensidad del trabajo aeróbico debe ser baja (50% y 55%. del Vo2 Max)

 

A pesar de esto, es común ver que muchas personas inician su labor en el gimnasio en las bicicletas festaticas, las cintas o las máquinas elípticas. Sin embargo, no se debe confundir un breve calentamiento (no más de 6 a 10 minutos) y a una intensidad suave, con un trabajo aeróbico.


Incluso, este calentamiento no irá más allá de aumentar la temperatura corporal, ya que en realidad, las fibras musculares empleadas en el ejercicio cardiovascular (fibras rojas) son distintas a las que se usan al trabajar con sobrecarga (fibras blancas).

 

En resumen, los ejercicios con sobrecarga y aeróbicos pueden combinarse en una sesión, pero para obtener mejores resultados será conveniente respetar un orden. Ésta es una de las claves que puede marcar la diferencia, tanto a la hora de evaluar los progresos musculares como cardiovasculares.


 "www.fitnessonline.com.ar"

Por Rafiki
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal
 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso