EJERCICIO Y QUEMA DE GRASA: ¿COMER O NO COMER ANTES DE ENTRENAR?

Publicado en por Rafiki



"La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la mayoría de las organizaciones médicas, recomiendan asociar la dieta y la actividad física para promover la salud y reducir la creciente incidencia de obesidad en la población mundial."

Mas de alguna vez nos recomendaron entrenar en ayunas para favorecer la perdida de grasa con el ejercicio, el problema era que no devia ser ejercicio muy intenso por que corriamos el riesgo de sufrir una hipoglicemia.
asi que  el trabajo de sobrecarga quedaba alvidado y todo se reducia a un aerobico de baja intensidad para no sentirnos mal por la falta de glucosa.
Todavia nos encontramos  con este tipo de practicas y recomendaciones. Pero aca esta otra alternativa mucho mas segura y efectiva.
Recientemente se ha prestado interés al efecto de sesiones de ejercicio de alta intensidad en la reducción de tejido adiposo. Durante una sesión de entrenamiento muscular con pesos libres o máquinas o un ejercicio dinámico con intervalos de alta intensidad, la mayor parte de la energía utilizada durante el esfuerzo proviene de las reservas de glicógeno, sin embargo con reservas reducidas de carbohidratos e incremento de los niveles de catecolaminas, el organismo favorecerá la utilización de grasa como energía en el periodo posterior al ejercicio (posesfuerzo).

 

Favorecido por mecanismos similares, se ha demostrado que una rutina de trabajo con pesas (en la que se reduzcan las reservas de glicógeno e incrementen los niveles de catecolaminas) seguida de ejercicio aeróbico de baja a moderada  intensidad, es capaz de generar un incremento cercano al 100% en la oxidación de grasa durante la sesión aeróbica, en relación al ejercicio aeróbico aislado.

 

En todas estas situaciones, el incremento en la oxidación de grasa no se produce durante el ejercicio de alta intensidad sino posterior a el, por lo que no es necesario el ayuno previo. Por el contrario, el consumo de una ración moderada (20 a 30 gramos) en carbohidratos anterior a la sesión es un factor favorable al condicionar una mayor glicemia, mayor potencia de trabajo muscular, mayor utilización de glucógeno durante el ejercicio, promoviendo luego una mayor oxidación de grasa. Ingerir una merienda previo a un entrenamiento vespertino, puede ser entonces absolutamente compatible con un programa para reducir tejido adiposo, cuando la sesión involucre predominantemente o se inicie con ejercicio de alta intensidad.

 

 

Comentar este post